“Cómo Vivir con Ansiedad sin morir en el intento”.
20 claves para conseguirlo.

La ansiedad es una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas estresantes. Por lo tanto, cierto grado de ansiedad es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias del día a día. Únicamente cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa de la persona es cuando la ansiedad se convierte en patológica, provocando un malestar significativo, con síntomas físicos, psicológicos y conductuales.

Holzfigur, Piedras, Lucha De La Vida, Resistencias

A continuación os resumo 20 claves a tener en cuenta, para que nuestra ansiedad se mantenga en niveles adecuados y nos permita “vivir sin morir en el intento”:

1. Aprender a relajarse:
– Informarse de cómo hacerlo.
– Practicar diariamente técnicas de relajación, respiración diafragmática…

2. Dormir lo necesario:
– Intentar dormir unas 8 horas al día.
– No acostarse tarde.
– Realizar actividades relajantes antes de ir a dormir (leer, escuchar música tranquila…)

3. Evitar excitantes:
– No consumir drogas.
– Evita té y cualquier otra bebida excitante.
– Modera el consumo de tabaco y alcohol.

4. Buscar ambientes agradables:
– Huir de los ambientes estresantes.
– Procurar que el entorno sea lo más relajante posible, sobre todo en el trabajo.

5. Organizarse:
– Planificar las actividades con antelación, dejando algunos huecos para imprevistos.
– Así se ahorran preocupaciones y olvidos.

6. Priorizar:
– No intentar llegar a todo.
– El día sólo tiene 24 horas.
– Seleccionar las actividades más importantes y aprender a delegar en los demás.

7. Solucionar problemas:
– Afrontar los problemas, no esconderlos.
– Cuando veas que eres capaz de solucionarlos, te sentirás mucho mejor.

8. Tomar decisiones:
– Seguir un proceso lógico.
– Plantear el problema, buscar posibles soluciones, analizar (pros y contras) de cada una de ellas y elegir las mejores.
– No existe la solución perfecta.
Una vez decidido, no volver a dudar, esto crea más ansiedad.

9. No ser catastrofista:
– La ansiedad que nos produce una situación depende de las consecuencias que prevemos.
– No hipervalorar la posibilidad de que todo salga mal.
– No empezar a sufrir por un problema que aún no existe.

10. No complicarse más la vida:
– “En época de tempestades, no hacer mudanza”. No añadir nuevas dificultades a la vida.
– Ahora no es buen momento para dejar de fumar, hacer mudanza o cambiar de trabajo.

11. Hacer ejercicio:
– Practicar algún deporte de forma moderada pero regular.
– Andar 30 minutos al día puede ser suficiente, ayuda a relajarse.
– Evita la actividad física extenuante.

12. Cuidar la alimentación:
– Comer sano, aficionarse a la dieta Mediterránea.
– Aprovechar el momento de la comida para desconectar y olvidarse de las preocupaciones.

13. Practicar el “ocio”:
– Dedicar los fines de semana y las vacaciones a descansar y cultivar las aficiones.
– Dejar el trabajo en la oficina.

14. Fomentar las relaciones sociales:
– Cuidar a las personas de tu entorno más próximo y dejar que te cuiden.
– No es momento de sacar a flote, problemas del pasado.
– Evita los conflictos y las confrontaciones.

15. Minimizar el problema:
– Nadie está libre de problemas emocionales.
– No dejes que la ansiedad domine tu existencia.
– Ni estás peligrosamente enfermo, ni te estás volviendo loco.
– Dentro de poco lo controlarás perfectamente.

16. Olvidarse del “qué dirán?”:
– Actuar con naturalidad.
– No preocuparse por lo que los demás puedan pensar de ti o de tu problema.

17. Aprender a decir que no:
– Date permiso para decir no, cuando así lo desees.
– Simpatiza y comenta algo amable a tu interlocutor, pero dile que no directamente y sin justificaciones.
– Si quieres ayudarle, hazlo de una forma que sea aceptable para ti.

18. Déjate ayudar:
– Hay mucha gente dispuesta a echarte una mano (amigos, familiares, psicólogos…)
– Aprender a llamarlos y pedirlos ayuda.

19. Superar los miedos:
– Hacer una lista de las cosas que te producen temor y afrontarlas.
– Empezar por las más fáciles.
– No dejar que un miedo irracional te limite o te cree dificultades.

20. Premiarse:
– Reconocer tus avances, felicitarse por los progresos y premiarse cuando consigas ciertos objetivos.
– Nunca menospreciar los logros, por pequeños que sean.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR